miércoles, 5 de diciembre de 2007

Calico Electrónico Heroe y Poeta Minimalista




Advertencia: Quevedo hubiera sonrojado ante estos Casquillos.

Asumir una vida de poeta es asumir una vida heroica. Pensando en esto el Copista Calisténico caviló y llegó a la profunda convicción de que tenía que existir un héroe para los poetas. Así se dio a la tarea de buscar en los confines más recónditos de Ciudad Electrónica hasta que en un apartamentucho de tercera se encontró con el más solitario de los héroes. Tal y como esos poetas de la poesía pura, Cálico Electrónico, para proteger su integridad de las malas influencias, se dedicó con búdica devoción al más inútil de los ejercicios. Pero cansado ya de ver que la poesía no cambiaba el mundo, al igual que el Escriba Advenedizo, este po-e-roe ha tomado la determinación de dedicarse con afán de relojero a la poesía minimalista. Para muestra con un botón vasta. Para ustedes, poetas, los Casquillos de Cálico Electrónico. Ya no estamos solos. Ahora, estamos a salvo.

2 comentarios:

Elidio La Torre-Lagares dijo...

No hay otra manera de decirlo: solo a un poeta se le ocurriría postear semejante hijadeputada.. .buenísimo

Jorge David Capiello-Ortiz dijo...

El Copista Calisténico dice gracias el Minuciero Genériko porque no se Elidió de visitar los Casquillos de Aventis. Brindemos porque, además de casquillos, la poesía sea un futuro cargado de minucias.

El Copista Calisténico