Cargando...

domingo, 26 de mayo de 2013

HACIENDAS Y CENTRALES

Aquí tienen algunas haciendas y centrales como remanentes de la economía que se generó en torno al azucar y el café. Si les gustan las fotos y quieren ver más les invito a pasar por la página: BIOGRAFÍA DE LAS RIQUEZAS DE PUERTO RICO en: www.biografiadelasriquezaspr.weebly.com.

Fotos de Jorge David Capiello-Ortiz © 2013.

Hacienda Santa Ana 

Hacienda Santa Bárbara

Hacienda Juanita

Central Constancia

Hacienda San José

Hacienda Castañer

Central Canóvanas

Hacienda Fortuna

Central Guánica

Hacienda La Balear

Central Fajardo

 Hacienda Río Prieto

Hacienda Yrurena (Castillo Labadié)

Central Mercedita

Hacienda La Esperanza

domingo, 13 de enero de 2013

Manejo de información y algunos hallazgos: El token del Estacionamiento de la Plaza de la Convalecencia de Río Piedras y la placa de la Porto Rico Iron Works de Ponce


Manejo de información y algunos hallazgos:
El token del Estacionamiento de la Plaza de la Convalecencia de Río Piedras y la placa de la Porto Rico Iron Works de Ponce
Por: Jorge David Capiello-Ortiz

Dentro de todo lo relacionado a pertenecer a la Sociedad Numismática de Puerto Rico una de las cosas que espero con mayor entusiasmo, además de la NumiExpo, lo es el Boletín “Puerto Rico Numísmático” que con tanto esmero y diligencia preparan nuestro presidente, Rafael Echevarría, y hermano socio, Heriberto Soto. Y tendría que confesar que, más que por la lista de la consabida subasta, mi entusiasmo va directamente ligado a la lectura de sus artículos. Lamentable, por demás, resulta el hecho de que una vez finalizada la subasta pocos parecen conservar el boletín o al menos haberlo leído.
En un mundo tan dirigido a la especulación de los valores como lo es el de la numismática puertorriqueña, no hay manera más segura de velar por nuestra inversión que el constante ejercicio investigativo, el flujo responsable de la información y la buena fe de quienes tienen el conocimiento. A tal efecto, enorgullece en lo personal formar parte de una sociedad donde se producen proyectos de investigación y documentación como los libros publicados por el Sr. Ovidio Dávila, el Lic. Fumero y su hijo, el Sr. Luis A. Serrano y otros colegas como el Sr. Enrique Mancheno y la aportación de sus artículos.
Ahora bien, comentaba antes que no hay manera más segura de velar por nuestra inversión que el constante ejercicio investigativo y el flujo responsable de la información. La especulación de valor de la que son objeto nuestras colecciones, en tanto inversión, no se da como producto del objeto coleccionable en si mismo, sino de su oferta y demanda basada en la investigación responsable de su procedencia, trasfondo histórico y, más que nada, disponibilidad. Al momento no tenemos, salvo escasísimas piezas, información sobre las tiradas de nuestros tokens a no ser por acuñaciones en la mayoría modernas. Sin embargo, estos números no están accesibles a la mano del coleccionista y, por otra parte, hay que aceptar que esto no toma en consideración ni resuelve el problema de la disponibilidad de una pieza en casos de pérdida, desaparición de lotes o lotes encontrados recientemente. De esta manera, resulta que, lo que en un momento parece ser una pieza escasa, años luego pudiera ser una pieza a la que ya nadie preste mucho valor.

Token del Estacionamiento de la Plaza de la Convalecencia, Río Piedras.
Colección de J.D. Capiello-Ortiz

Por dar un ejemplo, a mi regreso de Minnesota en el 2006, para ese verano, trabajé en la remodelación del segundo nivel del edificio de lo que hoy es el restaurante Subway, en el Paseo de Diego, esquina con la Calle Brumbaugh. Como ingeniero civil aficionado que soy (es decir: sin tenerlo por oficio), además de rescatar la loza original del segundo nivel de ser cubierta por dos pulgadas de cemento, allí se encontró el más reciente lote de tokens del Estacionamiento de la Plaza de la Convalecencia de Río Piedras. El mismo lee: “Estacionamientos, Río Piedras Inc.” (en el anverso) y, “Diciembre 1973” (en el reverso). Ambas leyendas, al margen del listel, en ambas caras. Quinientos (500) tokens para ser exacto, un solo estilo y no dos como algunos aducen. En un principio, dichos tokens fueron vendidos como muy raros llegando a pagarse por ellos cantidades que fluctúan entre $40 a $70 y algunos hasta $100. Hoy, no más de $15.

Placas repetidas #26 de la Porto Rico Iron Works.
Colección de J.D. Capiello-Ortiz

En lo más reciente, tan cercano como el pasado mes de septiembre, en la pasada NumiExpo 2012, llamó la atención de este servidor el hallazgo de tres placas de la Porto Rico Iron Works con números iguales: #26. Al examinar las piezas las tres muestran las imperfecciones propias del cuño antiguo y no la perfección esperada de la tecnología de un cuño moderno que tanta atención presta a la precisión de detalles. Por ejemplo, los puntos que separan las siglas PRIW no están alineados a la perfección, la letra “I” (en PRIW) presenta una leve inclinación de su parte superior hacia la izquierda, mientras que, la letra “E” (en MEC) muestra una pequeña inclinación hacia la derecha (más observable en el ejemplar del extremo derecho). Además, la perforación de la placa que se ve al centro de la foto arriba está unos grados más al sur que en las otras dos (tómese como referencia la posición de la perforación con relación al número 6 que le queda a la izquierda). Todas estas, imperfecciones que sumadas a la patina que se puede observar en cada una de las placas, atestiguan la edad y legitiman la originalidad de las piezas que, de haber sido producto de un cuño moderno, hubiera sido difícil reproducir. Hoy, estas piezas se venden hasta por $10 cuando, para los años en que yo empezaba a coleccionar, se podían pagar entre $25 a $30 por cada una de ellas.

Porto Rico Iron Works, 1 de enero de 2006.
 Foto de: J.D. Capiello-Ortiz, 2006 ©

Descartada la falsificación de las piezas, algunas interrogantes quedan sobre la mesa. ¿Por qué la reproducción de piezas repetidas? ¿Cuántas se acuñaron? ¿Qué implicaciones tiene el hecho de que sólo aparezcan las placas de la división del Cuerpo de Ingenieros Mecánicos (M.E.C. por sus siglas en inglés)? Me aventuraría a contestar que muy posiblemente la repetición de números responde al hecho de que no se acuñaran repuestos por separado en caso de pérdida de la pieza. La reproducción en sets de los repuestos aseguraba el costo efectivo de una fabricación que por separado sería más onerosa. De manera que, si alguien perdía su placa, ya se tendría un repuesto sin tener que acuñarla por separado. Cierto es que la cifra más alta por mi conocida de esta pieza es 99 (muy baja para la cantidad de empleados en una compañía como esta) pero, el detalle de que la placa muestre las siglas M.E.C., nos deja saber que era la placa de una división y no de la fábrica completa. En ese sentido, pudiéramos asumir que las reproducciones no respondían a la cantidad de empleados sino a la posible reposición de placas perdidas. Ahora bien, ¿cuántos sets de reproducciones para la posible reposición de piezas perdidas se acuñaron? ¿Sería esta práctica algo frecuente en las demás compañías? Eso ameritará más investigación. Por lo pronto, cumplimos con el compromiso de informar sobre el detalle de tan curioso hallazgo.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

LIBROS ELECTRÓNICOS: PONDERAR EL ANAQUEL





Siempre he estado en contra de los libros electrónicos. El mercado del libro electrónico va dirigido al soporte y no al consumo activo y critico del libro. De manera que si teníamos bibliotecas de libros jamás leídos y que funcionaban como marcadores de status, ahora tenemos bibliotecas electrónicas donde lo más importante es el anaquel. El mayor problema que esto presenta, es el hecho de que a nadie se le exige actualizar libros porque los anaqueles estén viejos. No así con los libros electrónicos donde el mercado real está en venderte el anaquel. Por tanto, en el mercado del libro electrónico no es necesario que el anaquel o soporte envejezca; con cambiarlo basta para que todos los libros queden obsoletos. Se había visto antes semejante cosa, libros que envejezcan en favor de los anaqueles. Tamaña estupidez sólo puede ser factible para quienes son marionetas del mercado y no quienes contemplan en el libro la posibilidad de una experiencia cultural y estética multimediática.

Los argumentos de la comodidad y el espacio sólo apuntan a una cuestión de acumulación, mientras que esto no es un problema para el lector con maduros y formados criterios de lectura. El lector formado no busca la acumulación sino la calidad. De hecho, como he dicho antes, mientras más crítico se vuelve un lector, menos libros parecen ser necesarios en su biblioteca. Y no hablemos de las políticas de uso de los soportes. ¡Jah! Que venga alguien a decirme lo que puedo o no hacer con mis libros. Sin darse cuenta, en favor de la tecnología, la gente está, incluso, renunciando a derechos que antes se entendían clara y prescriptivamente dirimidos sobre la propiedad privada. Lo irónico es que mientras el Estado busca privatizar los servicios básicos al pueblo, las grandes empresas intentan liberalizar aspectos de la propiedad privada. La simple aceptación de las políticas de uso de estos soportes electrónicos hacen del libro una propiedad "cuasi privada" donde el no cumplir con las mismas te puede privar del uso y disposición de un bien por el cual ya pagaste. Veo mucha ingenuidad y optimismo sobre este tema. Y lo peor es que quienes están haciendo el ejercicio de estudiar el campo son más los grandes intereses y las editoriales a quienes le alimentan el ojo con promesas de mercado que los mismos consumidores.

Ya veremos a nuestros grandes intelectuales y a la universidad tecnocrática fomentando la investigación en libros electrónicos, con soportes digitales y educación a larga distancia. Apocalíptico, quizás, pero no olvido que de un libro aprendí que el Caballo de Troya entró a la cuidad por la Puerta de enfrente y todos aplaudían.

sábado, 20 de octubre de 2012

LISTA DE PELÍCULAS EN YOUTUBE - Por: Alberto Martínez Márquez

El conformist (dir. Bernardo Bertolucci/Italia, 1977):http://www.youtube.com/watch?v=PCxqg0nTTr0&feature=related

Como agua para chocolate (dir. Alfonso Arau/México) :http://www.youtube.com/watch?v=vPAw1H8uzI&feature=related


El crimen ferpecto (dir. Alex de la Iglesia/España):http://www.youtube.com/watch?v=uc5Fzf3wpsw&feature=related

El inmortal (dir. Richard Berry/Bélgica): http://www.youtube.com/watch?v=RdDdgsKb_xk&feature=related

Hombre mirando al sudeste (dir. Eliseo Subiela/Argentina):http://www.youtube.com/watch?v=qRypyMoo4qo

El mundo de Sofía (dir. Erik Gustavson/Noruega):http://www.youtube.com/watch?v=tO16BOd5dkU&feature=related

El dia que Nietzsche lloró (dir. Pinchas Perry):http://www.youtube.com/watch?v=3OMJo3P4bOU&feature=relmfu

Sócrates (dir. Roberto Rosellini/Italia): http://www.youtube.com/watch?v=5PTryckL2Wc&feature=related

El huevo de la serpiente (dir. Ingmar Bergman/Suecia):http://www.youtube.com/watch?v=vFuRv14PLI&feature=related

El censor (dir. Edurado Calcagno/Argentina):http://www.youtube.com/watch?v=CE93gE7zy4&feature=related

Los chicos de la guerra (dir. Bebe Kamín/Argentina):http://www.youtube.com/watch?v=y95uQDBcOyU&feature=related

Perro come perro (dir. : http://www.youtube.com/watch?v=nO4JnmD1LBQ&feature=related

Ratas, ratones y rateros (dir. Sebastián Cordero/Bolvia):http://www.youtube.com/watch?v=xxb8sb6eZsI&feature=related

Paloma de papel (Perú): http://www.youtube.com/watch?v=kEU0gcEH6wU&feature=related

Voces inocentes: http://www.youtube.com/watch?v=OW3Wil0Hta4&feature=watch-vrec

Habana Blues (dir. Benito Zambrano/Cuba):http://www.youtube.com/watch?v=JLKhph7qmJQ&feature=related

Un paraíso bajo las estrellas (dir. Gerardo Chirona/Cuba):http://www.youtube.com/watch?v=LR_2pT5SlJ0&feature=related

La vendedora de rosas (Colombia): http://www.youtube.com/watch?v=6zoKdeAmphE&feature=related

La estrategia del caracol (Colombia): http://www.youtube.com/watch?v=vOwqGBx8x7s&feature=related

Doña Flor y sus dos maridos (dir. Bruno Barreto/Brasil):http://www.youtube.com/watch?v=OvsWmmi9ZUM&feature=related

Orfeo Negro (dir. Marcel Camus/Brasil):http://www.youtube.com/watch?v=uwn4vYR_3Y4&feature=related

Las hermanas Magdalenas: http://www.youtube.com/watch?v=dMDm-Q77pi8

Skin (Holanda): http://www.youtube.com/watch?v=wxmaExVVHGY&feature=related

EL hijo de la novia (dir. Juan José Campanella/Argentina):http://www.youtube.com/watch?v=ZPIPsthe1D0&feature=related

Un cuento chino (Argentina): http://www.youtube.com/watch?v=G7LNQ_fCuYw&feature=related

El túnel de los huesos (Argentina): http://www.youtube.com/watch?v=GaXOmrn0s4c&feature=related

El caballo de dos piernas (Irán): http://www.youtube.com/watch?v=-Es3WenWr7o&feature=related

The Tale of Two Sisters (Corea del Sur):http://www.youtube.com/watch?v=dkzpF7f86XQ

viernes, 21 de septiembre de 2012

NOTA NUMI$MÁTICA $OBRE ORIGEN DEL $IGNO DE DOLLAR


Para agrandar pulse sobre la imagen

Foto tomada de la Revista "Escuela", semanario de las escuelas públicas
de Puerto Rico editado por el Departamento de Instrucción Pública.
Escuela, Edición Escuela Intermedia, Núm. 39, 5 de marzo de 1956, p.22.

viernes, 31 de agosto de 2012

LO “ABURRIDO” DE COLECCIONAR PLACAS y algo de historia sobre Mercedita y Boca Chica. ©


Por: Jorge David Capiello-Ortiz


Placa de la Central Mercedita donde también
se identifica la Central Boca Chica de Juana Díaz
(Colección del autor).

Con mi regreso a la Sociedad Numismática de Puerto Rico, luego de casi veinte años, encuentro nuevas caras, nuevas amistades y una nueva familia. Lo que no encuentro es una Sociedad Numismática distinta, renovada, y contrario a lo que muchos pudieran pensar, el que no haya cambiado mucho, para nada debe tomarse como algo alentador.

Uno de los síntomas que me llevan a tal conclusión lo es la manera en que se sigue coleccionando aún hoy, después de veinte años. Todavía hoy seguimos pensando que una medalla o una placa no pueda alcanzar el valor histórico de un token de comerciante o el de una ficha o ril de hacienda. Aplicamos indistintamente criterios estéticos o de valor de compraventa a objetos de valor histórico y antropológico echando a un lado todo cuanto la numismática y la exonumia tienen de ciencia para reducirla así a un ejercicio puramente de inversión y acumulación o, en el peor de lo casos, en una cuestión tan arbitraria como el gusto.

A la luz de tal razonamiento pudiera decirse que un token como los de Guillermo Bernat de Adjunta son feos o aburridos. Lo mismo pudiera decirse de los de Juanita de Yauco, los de Tabonuco, Piedra Redonda o los de Ramón Valdés. Y de los de Ysabel Larracuentes ni se diga. Aún así, todavía hoy insisto en darles una oportunidad a las placas o chapas de obrero para reivindicar la importancia de su estudio y el gran aporte que hacen estos “desabridos” objetos a nuestra historia como nación.



Esta foto es cortesía de un lector, August J. Maslowski, de Ohio.
Tomada por un soldado de U.S. Army's Airways Communication
System Unit estacionado en Losey Field (actual Camp Fort Allen)
de Juana Díaz en 1942.

Movido precisamente por tal espíritu reivindicador, no hace mucho, llamó la atención de este servidor la manera en que no sólo se habla de las placas, sino incluso cómo se les describe o documenta para algo tan de todos los días como una venta. Para dar un ejemplo, una de las placas más manoseadas y aparentemente común dentro de las colecciones, la placa de la Central Mercedita (archilla po-23a), era documentada para subasta de la siguiente manera:

Dominican Republic & Puerto Rico N.D. Boca Chica - Mercedita Workers Tag.
dominican republic - puerto rico non-dated "workers tag."
these uniface tags were used in company facilities in both countries as identified on the tag. central bocachica was and is to this day, located in the town of boca chica on the south east coast of the dominican republic.
the tag was also used by the central mercedita, p.r.a.s. refinery and p. r. distilleries, all located in puerto rico. this example has sharp, incuse detail and claims to traces of luster beneath light multicolor toning. brass, 32 x 39 mm. scarce. archilla po-23a.[1]

Por lo pronto puedo decir que espero que ningún hermano coleccionista de la Republica Dominicana haya comprado la pieza. Quien subasta la pieza no hace más que pasar de disparate en disparate dejando a su paso una cadena de información equivocada y confusión.

Uno de los problemas existentes con respecto a esta Placa de Obrero de la Central Mercedita es que, a diferencia de la más antigua[2] en conocimiento utilizada por los Serrallés, en la misma se añaden tres inscripciones que leen: C.BOCACHICA (Central Boca Chica), P.R.A.S.REF’Y (Puerto Rico American Refinery) y P.R.A.DEST’IES (sic) (Puerto Rico American Destilleries). Tanto la Destilería como la Refinería han sido ampliamente documentadas y conocidas pero no es el caso de la Central Boca Chica a la que se alude en la otra inscripción. Incluso en el libro “Apuntes Numismáticos de Ponce”, de Erol Díaz Maldonado, aunque detalla minuciosamente varias piezas de Ponce no atiende este problema que hasta el momento siempre ha sido dejado de lado o simplemente adjudicado erróneamente a la Central Boca Chica en Santo Domingo.


Etiquetas de Ron Boca Chica destilado por
la Puerto Rico American Distilleries de Ponce.

Para empezar, la forma en que se pondera la Republica Dominicana como parte de la historia tras la pieza, no puede ser más desacertada. Según descrita por quien subastaba la pieza en cuestión, ésta “fue usada en las facilidades de ambos países según se identifica en la placa” (were used in company facilities in both countries as identified on the tag), cuando en realidad la placa nada tiene que ver con la Republica Dominicana. Adicional a esto, la manera en que se presenta la relación de la placa con respecto a Puerto Rico (“the tag was also used by the central mercedita”) es casi como la de un añadido lo que deja la impresión de que el uso principal de la pieza fuera originalmente destinado a la Central Boca Chica de la República Dominicana que supuestamente se identifica en ella, lo cual también es un error.

Como podemos ver, y todavía hoy suele hacerse, mucho coleccionista adjudica el uso de esta placa indistintamente a Puerto Rico y Santo Domingo por leer en su inscripción "C. BOCACHICA" (Central Boca Chica) pensando que esto refiere a la "Central Boca Chica" de Santo Domingo, específicamente ubicada en Distrito Nacional. Por otra parte, la escritora Rosario Ferré en la reciente publicación de sus "Memorias", refiriéndose a uno de los choferes que tenía la familia Ferré Ramírez de Arellano en su casa de la Alhambra en Ponce recuerda que: "Carmelo Bocachica había nacido en la Central Bocachica, que quedaba cerca de Santa Isabel".[3] Muy poca gente conoce que la central a la que se refiere la placa es a la que se localizaba en el "Barrio Capitanejo" de Juana Díaz y que fue fundada por Don Damián Morel Interest (español) en el 1903. En el 1928 fue afectada por el Huracán San Felipe. Su mayor producción fue registrada en el 1938 con 25,155 toneladas de azúcar. Para 1946 es adquirida mediante compra por la Sucesión Serralles Wirshing bajo el nombre corporativo de “Wirshing & Co”. y deja de operar para finalmente, en el 1950, ser desmantelada y vendida a México.[4]


Tomado de Rodríguez Archives ©,
Archivo Histórico y Fotográfico de Puerto Ricoen: http://www.flickr.com/photos/fredandrebecca/4710071230/lightbox/

Capitanejo colinda con terrenos de Mercedita, Aguilita, La Cuarta y Coto Laurel y sus comunidades son: Pastillo, Singapur, Serrano (donde también hubo un ingenio azucarero, desaparecido) Galicia, Arús y Manzanilla. En esta región operaba hace varios años, la desaparecida "Central Boca Chica". De hecho, este barrio es el de mayor densidad poblacional del Municipio de Juana Díaz y al que pertenece una tercera parte de su costa más cercana a Ponce. Por si fuera poco, aún queda de nuestra toponimia el nombre del “Río Cañas” de dicho sector como evidencia de aquellos años en que la caña de Mercedita, Fortuna (administrada por Saurí - Subirá & Co.) y Boca Chica parecían ser parte de una misma pieza de caña.

Todavía hoy ambas familias (los Wirshing y los Serrallés) continúan relaciones corporativas bajo el nombre "Boca Chica Farms Inc.", una corporación registrada como una “Domestic Profit Corporation” bajo la Oficina del Departamento de Estado de Florida. Sus oficiales activos al día 17 de mayo de 2012[5] incluye a: P.J. Serrallés Jr. (Director y Presidente de Boca Chica Farms Inc), Armando O. Wirshing (Tesorero y Director de Boca Chica Farms Inc), Juan E. Serralés III (Secretario y Director de Boca Chica Farms Inc) y Eugene W. McNally (Vice Presidente y Director de Boca Chica Farms Inc).[6]

Una vez dicho todo lo anterior, y retomando la digresión sobre lo “aburrido” de coleccionar placas, parecería que todavía queda mucho por decir de estos objetos aparentemente arto conocidos. Lo aburrido o no de las mismas, más que una cualidad del objeto, ahora aparece ante nosotros como lo interesante de una historia quizás desconocida hasta el momento (o tal vez ignorada por los años) y una puerta abierta para la investigación de nuestro patrimonio nacional. De manera que el aburrimiento de coleccionar placas no es otra cosa sino una injusta proyección de nuestro tedio y falta de compromiso o tal vez responsabilidad intelectual por hacer que estos objetos cobren el esplendor de toda la historia que cargan en su falta de estética y aparente simpleza.


Ruinas de la Central Boca Chica cortesía
de la colección personal del Sr. Rafael Franco.



[1] http://www.ebay.com/itm/Dominican-Republic-Puerto-Rico-N-D-Boca-Chica-Mercedita-Workers-Tag-/200713241838
[2] Díaz Maldonado, Erol. Apuntes numismáticos de Ponce. Editorial Surco y Semilla: Ponce / Puerto Rico, 2003, pág. 31.
[3] Ferré, Rosario. Memorias. Ediciones Callejón: San Juan / Puerto Rico, 2012, pág. 68.
[4] Parte de esta información fue posible obtenerla gracias a la generosidad del Sr. Rafael Franco, estudiante del programa doctoral en historia de la Universidad Interamericana y quien trabaja el tema del azúcar en Puerto Rico hace alrededor de 5 años. Además forma parte de los organizadores que durante los últimos 3 años llevan a cabo la CONVENCION DE LA CAÑA, con el auspicio de la Universidad Interamericana recinto de Ponce. Su blog, Huellas en la Historia de Puerto Rico, puede ser visitado en: http://rfrancoihpr.blogspot.com
[5] Última actualización de archivos de la página web, Corporation Wiki: http://www.corporationwiki.com/Unknown/Unknown/boca-chica-farms-inc-2705892.aspx
[6] http://www.bizapedia.com/fl/BOCA-CHICA-FARMS-INC.html


viernes, 17 de agosto de 2012

ROSARIO FERRÉ los RAMIREZ de ARELLANO y COFRESÍ o Pretexto para unos apuntes en torno a los Vales Hipotecarios de la Hacienda Sambolín de San Germán ©



Carta de Alfredo Ramírez de Arellano y Rosell,
dueño de la Central Igualdad, remitida
Ernesto Quiñones Salazar.
(Colección JD Capiello)

Esta es para Javier Valentín Feliciano que me preguntó si tenía algún documento relacionado a la Familia Ramirez de Arellano, dueños de algunas centrales del area oeste y familiares de las escritoras Rosario Ferré y su prima, Olga Nolla.

Datos interesantes sobre esta familia son el hecho de que son originales de Cabo Rojo (y de ahí llegan hasta San Germán, Guánica y Mayagüez ) y que según "el Archivo General de Puerto Rico [que] organizó los documentos de la Corte Superior de Mayagüez (Tribunal Superior de Mayagüez)", aparecen un Antonio Ramírez de Arellano (n. 1653) y un Remigio Ramírez de Arellano (muerto en 1766) que recientemente una investigadora logró establecer que son padre e hijo. También se hace interesante el hecho de que esta investigadora se topara con documentos que establecen largas relaciones de "LIMPIEZA DE SANGRE" (pureza racial) a lo que añade que, "cuando los quise leer nuevamente hace varios años atrás ya no los pude encontrar", haciendo alusión a que los habían desaparecido. Y concluye que, "creo que es posible que esta Limpieza particular no necesariamente haya sido perdida por las termitas y el tiempo, pero puede estar en manos de un archivista carroñero". 

Ahora bien, la parte que no aparece por ningún lado del Archivo de donde tomo esta información es más interesante. La novia que tenía que mostrar que era blanca y descendiente de una familia de buena posición social en San Germán fue doña María Nicomedas Ramírez de Arellano y Ramírez de Arellano. Nació en San Germán el 15 de septiembre de 1800. Los padres de María Nicomedas fueron don Joaquín (Calixto) Ramírez de Arellano y doña María Concepción Ramírez de Arellano, que eran primos terceros y se habían casado en San Germán el 8 de febrero de 1792.

Por otra parte, Roberto Cofresí (el pirata) nació el 12 de junio (y bautizado el 27 de junio) de 1791 en el poblado de Cabo Rojo. Su progenitor fue Franz von Kupferschein (llamado Francisco Cofresí), un alemán nacido en Trieste, quien procreó cuatro hijos: Juana, Juan Francisco, Ignacio y Roberto. Su madre lo fue María Germana Ramírez de Arellano. Por parte de Juana no se continuó el apellido Cofresí y por parte de Roberto (el pirata) tampoco, pues perdió su único hijo cuando cumplía cuatro meses de nacido. Sólo quedaron Juan Francisco e Ignacio para continuar el apellido Cofresí pero me sospecho que habrían de usar el apellido de la madre para no complicarse la vida.

Se me hace interesante, por la cercanía del nacimiento de Cofresí (1791) y el matrimonio (1792) de los padres de la novia que debía mostrar pureza de sangre, que tanto el primer nombre de la madre de la novia y el de la madre de Cofresí es María y que los segundos nombres guarden relación etimológica: María Germana (germinar, origen) y María Concepción (concebir, dar origen). Por aquello de no dejar de especular como malicioso escritorcillo, cabe preguntarse, ¿serán la misma persona?

Con el novelón se me pasó decir quién es el firmante de la carta. Alfredo Ramírez de Arellano y Rosell es el padre de Lorenza Ramírez de Arellano, primera esposa de Luis A. Ferré y abuelo de Rosario Ferré, la escritora.

En su más reciente libro, titulado "Memorias" (Ediciones Callejón, 2012), Rosario Ferré escribe lo siguiente:


"Alfredo Ramírez de Arellano Rosell, Papipo, nació en la finca Manantiales de Guánica en 1883. Su madre, Lorencita Rosell, murió a los dieciocho años de tifus y su padre, Ubaldino Ramírez de Arellano, se volvió a casar. Lorencita era hija de un coronel del ejercito español, el coronel Rosell, cuyo retrato al óleo estaba en el comedor de la casa de Guanajibo. A Alfredo lo crió un hermano de su padre, tío Quintín Ramírez de Arellano (Papatío, le decía mi abuelo). La nueva esposa de Ubaldino padre fue Mary Quiñones, mamá de tío Ubaldino, tío Gustavo y tía Heydee, todos vecinos de San Germán" (pág, 34).



Vale Hipotecario firmado por el Sr. Ernesto Quiñones Salazar
y su hijo Ernesto Quiñones, Jr. (Ernesto Quiñones Sambolín).
Banco Caja de Economías y Préstamos de San Germán, 1941.
(Colección JD Capiello)

Es muy posible que el Sr. Ernesto Quiñones Salazar, a quien va dirigida la carta, fuera hijo producto del primer matrimonio de Mary Quiñones, la segunda esposa de Ubaldino, y medio-hermano de Alfredo. Y el "hijo" al que se hace referencia, Ernesto Quiñones SambolínSe sabe con seguridad que Ernesto Quiñones Salazar nació en San Germán el 8 de octubre de 1879 y que se casó con Josefina Sambolín Becchi, hija de Santiago Sambolín Montalvo y Angelina Becchi Bugna, alrededor de 1910. Josefina Sambolín Becchi nació el 1 de mayo de 1883 en San Germán y murió el 15 de mayo 1976 en en el mismo pueblo. Probablemente, la Hacienda Sambolín de la que habla Rosario Ferré en sus "Memorias", y de la que nos cuenta que "la familia vivía, allí, sólo parte del año", fuera adquirida por los Ramírez de Arellano y Quiñones por medio del mismo Ernesto Quiñones o por medio de la compra de la parte que pertenecía a Santiago Sambolín Becchi, hermano de Josefina Sambolín Becchi, esposa de Ernesto.

Según Rosario Ferré, la Finca Manantiales de Guánica había pasado a mano de los Quiñones (los medios hermanos de Alfredo) y luego comprada a estos por su abuelo en un momento de dificultad económica evitando así que fuera adquirida por los norteamericanos de la Central de Guánica (la South Porto Rico Sugar), quienes la habían opcionado. Más tarde, Alfredo Ramírez de Arellano y Rosell, adquiere la Central Ana María (de los Valdés de Mayagüez, sucesores de Ramón Valdés) a la que luego le cambia el nombre a Central Igualdad. Tenemos que añadir que también adquiere la Hacienda Sambolín de San Germán, que fueron fundadores de la Western Sugar Refinery de Mayagüez y de los bancos Western Bank, RG Premier Bank y del Oriental Bank. En conclusión, que remitir el linaje de los Ramirez de Arellano al Intendente Ramírez, primer Secretario de Hacienda de Puerto Rico en los tiempos del régimen español (y de quien Rosario admite son "parientes lejanos"), pudiera explicar mucho de lo que aquí se narra; o que, quizás hoy, el botín y fortuna de los Ramírez de Arellano, sea lo único que queda del apellido Cofresí.



Vale Hipotecario firmado por el Sr. Santiago Sambolín Becchi
por la cantidad de $30,000.00 el 22 de enero de 1943.
Banco Caja de Economías y Préstamos de San Germán.
Anverso (Colección JD Capiello)


Mismo Vale Hipotecario firmado por el Sr. Santiago Sambolín.
Nótese el detalle de la nota del Vale notariado por el
Licdo. José M. Ramírez de Arellano.
Reverso (Colección JD Capiello)


Nota: En mi poder se encuentran hoy algunas 115 piezas de estas últimas siendo
de $30,000.00 las dos más altas en valor y de $500.00 las seis más bajas de ellas.
Todas de la década de los 40's.